sábado, 29 de octubre de 2011

¿Erascómo?

La beca Erasmus es una de esas oportunidades únicas que se te presentan una vez en la vida y, para los traductores, una excepcional manera de profundizar el conocimiento de la lengua y la cultura que -o a la que- queremos traducir. Porque pasar un año en un entorno totalmente francófono para mí es un sueño que se puede hacer realidad... o no.

¿Por qué no? Muy sencillo: la gran Universidad de Valencia se ha propuesto que los estudiantes de ese maravilloso *cof, cof, espantoso* grado de Traducción y Mediación Interlingüística (sigo sin entender qué tiene de malo el nombre clásico de Traducción e Interpretación para que lo hayan cambiado) tengan que enfrentarse a todo tipo de retos para conseguir una de esas anheladas oportunidades. Traduzco: el número de plazas es irrisorio y, por si fuera poco, la aplicación informática que tiene que permitirnos solicitar la Erasmus no funciona para los alumnos de las ramas de Francés y Alemán.

Quizá alguno especialmente avispado se pregunte por qué no tenemos más plazas cuando los alumnos de las Filologías tienen muchos más destinos... pues hay una razón: el grado que estudio procede de un antiguo segundo ciclo y, ¡ah, sorpresa!, no hay nuevos destinos (siendo que el número actual de alumnos triplica -como mínimo- el del antiguo ciclo de la licenciatura). Así que nos vemos sin apenas plazas y, contando con mucha suerte, compartiremos alguna de las que les sobren a las Filologías.

¡Cómo mola! ¿No? [nótese el tono irónico]

Así que, a no ser que cambien mucho las cosas, me veo haciendo tercero de nuevo en la fantástica UV. Que no es el fin del mundo pensarán algunos... yo solo digo que antes de seguir manteniendo esa idea le echen un vistazo al plan de estudios del grado -si lo comentáis con algún alumno mejor que mejor, que el papel es muy sufrido- y constaten cuál va a ser el nivel de lengua B de salida. Si siguen siendo optimistas, que me cuenten cómo lo hacen... porque a mí se me quitaron las ganas de serlo con respecto a ello hace mucho.

Y para que no me tachen de negativa, nombraré uno de los pocos aspectos positivos que he encontrado: las asignaturas de Normativa y Estilística (tanto de español como de catalán). Por lo menos algo estoy aprendiendo a escribir. Not bad.

Por ahora, esto es to... esto es to... ¡esto es todo amigos!
Gracias por pasaros. Nos leemos :)

EDITADO el 12-NOV-2011:
A fecha de hoy he podido por fin pedir una de esas ansiadas becas Erasmus. No sé si me la darán (hay 30 plazas para 100 personas y, de ellas, solo 3 son para ir a Francia), pero por intentarlo que no quede. La he pedido a Rennes, espero tener suerte.

6 comentarios:

  1. Descafeinada, sí, pero aún así llena de rabia :)

    Besazos manita^^

    ResponderEliminar
  2. Gracias, manita!
    Espero que pronto pueda pasar esa rabia :)

    Besos!

    ResponderEliminar
  3. No voy a comentarte mucho sobre la entrada porque no sé que decirte... simplemente que es una putada.
    Lo que sí te digo es que tienes un premio en mi blog, pásate cuando quieras :)

    ResponderEliminar
  4. Y tanto que lo es... en fin, afortunadamente he podido pedir algo (ayer por la tarde empezó a funcionar la aplicación).

    Muchas gracias, Ine; ahora voy :)

    ResponderEliminar
  5. Estudié Filología Hispánica y en su día me quedé también sin Erasmus y, aunque no me arrepiento, es una de esas cosas que haría si pudiera volver atrás. Espero que tuvieras suerte y te la concedieran, te he descubierto hoy, y veo que esto lo escribiste hace un tiempo, así que es posible que me estés leyendo ya desde Francia. Espero que así sea. :)

    ¡Un saludo!

    ResponderEliminar
  6. Muchas gracias por llegar a esta página y por tus palabras.
    Lo cierto es que al final pude pedir la Erasmus, pero aún no sé si podré o no ir, porque es para el año que viene y aún no hay ninguna resolución.

    Gracias de nuevo. Un saludo :)

    ResponderEliminar