lunes, 13 de febrero de 2012

El día que Twitter entró en mi vida

Al hilo de la concienciación sobre la visibilidad del traductor y la importancia que tienen las redes sociales para darse a conocer, me he puesto a pensar sobre el uso que yo misma les doy, que ha ido evolucionando desde mis primeros pasos por este particular universo.

Fuente: listas.20minutos.es


1. Blog: Para muestra, un botón. Lo abrí en marzo de 2011 y comencé a publicar con mayor asiduidad en noviembre del mismo año. Me parece una de las formas más agradables de llegar al público, porque esta plataforma permite exponer todo lo que deseas (incluyendo gráficos y vídeos) sin limitaciones.
Además, la posibilidad de personalizarlo lo convierte en una gran herramienta de promoción y también deja ver por las costuras cómo es su autor.

2. Facebook: Otra herramienta clave para llegar a la gente. Me encanta la opción de las páginas, porque de esta manera puedes tener presencia en esa red social sin haber de recurrir a incluir el perfil personal, cosa que no me gusta hacer pública. Quien me conoce sabe lo difícil que es dar conmigo por allí.

3. LinkedIn: Soy sincera, de esta red poco puedo hablar. Tengo un perfil hecho, pero guardado para el futuro porque realmente no sé cómo funciona.

4. Delicious: He aquí el universo de la gestión de los marcadores en la nube. Como tampoco conozco en demasía su funcionamiento (aunque, para no variar, tengo por ahí una cuenta), os remito a una entrada del blog "Pensando en traducir" en la que está mucho mejor explicado: Marcadores sociales.

Tenemos a nuestro alcance muchas más, aunque solo he nombrado las que conozco personalmente. Para terminar, voy a hablar de la que da título a mi entrada.

5. Twitter: Esta forma de comunicación llegó por casualidad a mi vida. Recuerdo que hace un par de años me creé una cuenta y, como no la utilizaba, la borré. Hace poco más de un año decidí darle una segunda oportunidad y volví a registrarme. En un principio seguí a algunos amigos y aparqué la cuenta, no me resultaba útil.
Entonces llegó la asignatura de TIC aplicadas a la traducción. En ella, teníamos que hacer una exposición para clase como parte de la nota. El grupo en el que participaba queríamos elegir un trabajo sobre los antivirus, pero cuando nos quisimos apuntar, otro grupo se nos había adelantado. Entonces, nuestra profesora (@kleinelaura) nos sugirió que versáramos nuestra exposición sobre Twitter. Eso fue el punto de partida.
Hicimos la exposición con su correspondiente Powerpoint, aprendimos muchísimo y decidí que, desde ese momento, le daría uso a esa cuenta que tenía abandonada. Así hasta hoy.

Este año que he estado en Twitter he aprendido muchísimo, he conocido a gente que ha cambiado mi vida e incluso he conseguido hacer realidad algún que otro sueño. Sobre todo, debo decir que he ampliado las fronteras de mi mundo.
Además, he podido interactuar con gente con mis mismas expectativas y, no puedo olvidarlo, tener a un tuit de distancia todo el mundo de la traducción. Ha sido (y es) increíble conocer de primera mano lo que se va cociendo entre los profesionales y los que somos aún estudiantes. Es también maravilloso conocer los blogs de los que los tienen y las opiniones de todos.
Muchas gracias a todos por hacer que me sienta menos perdida y haberme dado fuerzas para continuar en esta carrera. Que sepáis que aunque no os nombre directamente o no tenga costumbre de hacer #FF, sois a día de hoy muy importantes para mí.

Releyendo lo escrito hasta este punto me he dado cuenta de que, especialmente en este quinto punto, me ha salido el venazo sensible, pero ni puedo ni quiero evitarlo. Es más, quiero añadir un consejo para los que estáis en las redes (aunque es sabido por todos, creo yo):
Cuidad las relaciones "virtuales" como lo hacéis con las físicas. 
Hay verdaderos tesoros y no están señalizados con una X en ningún mapa.


Esto es todo por mi parte. Hay días que el mundo te tiene preparada una sorpresa. El día que Twitter entró en mi vida fue uno de ellos.

Un saludo :)

6 comentarios:

  1. Y quien no lo haya probado no sabrá cuánto da de sí 140 caracteres... Al igual que tú, celebro en mi vida que haya entrado Twitter, he conocido a gente maravillosa por ahí, además de estar informada al momento de montones de temas.

    Un abrazo, manita^^

    ResponderEliminar
  2. ¡Me alegro de que así sea, manita!

    Un abrazo de vuelta :)

    ResponderEliminar
  3. Todavía no estoy en Twitter, pero leyéndote me planteo el hacerlo.
    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Después de lo escrito no hace falta que diga que te lo recomiendo, ¿no?
      Ahora en serio, creo que es una de las formas de mantenerse más informado sobre la traducción.

      ¡Un saludo y gracias por pasarte! :)

      Eliminar
  4. Gran entrada Sandra, y gran verdad ;) Te leo con mucha avidez y gusto, aunque te descubrí hace poquito, creo que te mereces mi comentario de ánimos y congratulaciones!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Muchísimas gracias por el comentario y los ánimos, Miri!
      Me alegro muchísimo de que lo hayas leído con gusto, como también yo lo he hecho con tus palabras.

      Un saludo y hasta la próxima :)

      Eliminar