miércoles, 4 de julio de 2012

Mitad de camino

Fuente
Recuerdo como hace dos años, a estas alturas y tras haber hecho la preinscripción, estaba esperando que me dijeran si podía o no entrar a la carrera de mis sueños. La respuesta ahora es obvia, pero debo admitir que pasé incluso miedo.

En estos momentos, y tras haber concluido la mitad del grado, toca hacer una valoración de estos dos maravillosos cursos. Si bien es cierto que gran parte de lo que dije el año pasado continúa siendo vigente, hay muchas otras cosas que han cambiado.

Lo primero de todo, yo. Puede que esto suene egocentrista, pero es la realidad. Creo que por fin soy consciente de lo que implica estar en la universidad, como por ejemplo, tener en cuenta que no va a haber nadie que nos saque las castañas del fuego. Además, también anímicamente ha habido una evolución, pero eso es harina de otro costal.

Por otra parte, aunque está relacionado con lo anterior, he aprendido a llenar los huecos de conocimientos por mí misma. Me explico, si antes me quejaba de que en la UV alguna de las asignaturas básicas no me aportaba mucho, ahora lo que hago es buscar por otros medios esa información «perdida». Y ya está. En el fondo creo que me viene bien y todo para prepararme para la vida profesional.

Siguiendo esa línea, señalo que haber comenzado este blog me ha ayudado. Para poderme documentar, he ido adentrándome en las redes sociales y leyendo tantas entradas como estaban a mi alcance de traductores, y también de los que dentro de poco lo serán, he aprendido muchísimo. A nivel personal y traductológico, porque alguna que otra vez he podido aplicar en clase lo sabido por blogs.

Además de todo lo que acabo de decir, no puedo pasar por alto todo lo que me he llevado de la propia universidad. No haré un desglose por asignaturas, porque esto se haría eterno y, además, sería una opinión totalmente subjetiva que es posible nadie más comparta. Y, aunque todo no me ha gustado, he aprendido muchas cosas interesantes y, como ya dije en la reflexión de primero, he conocido a personas maravillosas que espero nunca perder.

Fuente
En resumen, esta primera mitad de grado ha sido una época de crecimiento. No físico (solo me faltaba eso), sino personal; y estoy muy satisfecha con los resultados, también con los académicos, en especial, en segundo.

Por delante me quedan el año de Erasmus y, antes de que me dé cuenta, el cuarto y último curso. Estoy segura de que va a ser una gran experiencia.

Espero seguir compartiéndola con vosotros y, al mismo tiempo, enriquecerme también con vuestras propias experiencias.

Un gran abrazo. Gracias por hacer todo posible.

No hay comentarios:

Publicar un comentario