miércoles, 28 de noviembre de 2012

¡Yo también quiero un blog!

Hace unos días, @ferrisara, compañera de aventuras y desventuras en la UV, me comentó que había decidido dar el salto a la blogosfera de los traductores y me pidió que la guiara en los primeros pasos. Es decir, darle forma y color a la bitácora.

Así que, aquí estoy, agradecida en primer lugar porque decidiera confiar en mí y dispuesta a redactar una pequeña guía para crear un sitio como este. Lo haré paso por paso y basándome en Blogger, ya que es la plataforma que me es más familiar (vale, lo admito, Wordpress y yo hemos tenido nuestros encontronazos, por lo que me quedé con el "viejo conocido"):

1- Si aún no la tienes, crea una cuenta de Gmail. No es por hacerle publicidad a Google, sino porque hace falta para gestionar el blog.

2- Una vez creada, entra en blogger.com (o, si no, pulsa Blogger en la barra superior de la página de inicio de Google).
3- Si tienes la sesión iniciada, te aparecerá el escritorio de Blogger, donde en la barra lateral izquierda, tienes la opción "Nuevo blog".

4- Al pulsar sobre "Nuevo blog", se abrirá una ventana emergente donde deberás escribir el nombre que quieres darle a tu blog, así como también la dirección y el diseño del mismo. Todo esto, incluida la URL, puedes cambiarlo más tarde si no te gusta.
Una vez hecho esto, ya puedes pulsar sobre "Crear blog" (está más abajo en la misma pantalla de la última captura, solo que no me cabía). Y... ¡Ya tienes un blog!

Ahora, toca personalizarlo, darle tu marca de estilo.

Aconsejo, antes de empezar a modificar los parámetros, que hagas una entrada de prueba. Para ello, tienes que ir de nuevo al escritorio, aunque después de crear el blog, ya estarás allí y, pulsar sobre el lápiz naranja:
Si no tienes ninguna idea para rellenar esta entrada, puedes recurrir al típico Lorem ipsum. En este caso, he utilizado cinco párrafos de texto para poder seguir ilustrando la entrada. Cuando acabes, pulsa en "Publicar" y ya tendrás tu primera entrada.

Desde aquí, te redirigirán a la página "Mis blogs", donde, en la barra lateral izquierda, puedes encontrar todo lo que necesitas para dejar el blog a tu gusto. Voy a centrarme en tres de esas opciones: Diseño, Plantilla y Configuración.

1- Accedemos a Diseño.
Una vez más, el estar redactando esta entrada desde un notebook me limita las capturas de pantalla, pero intentaré suplir esa carencia con una explicación más amplia.

Como observarás, todo es completamente personalizable, así que principalmente haré algunos comentarios subjetivos:
Cabecera y páginas
  • Siempre que puedas, modifica el Favicon (el simbolito que aparece en las pestañas al lado del nombre de la página). Es un pequeño detalle que permite distinguir tu blog cuando la cantidad de pestañas abiertas te desborda. Para ello, busca una imagen cuadrada de menos de 100KB y súbela desde la opción donde aparece Editar.
  • La cabecera del blog es algo que también me gusta modificar. Puedes crear una imagen o utilizar una foto, pero aunque no es imprescindible, sí puede decir mucho de la personalidad de quien escribe.
  • Debajo de la cabecera, verás que aparece la opción Añadir un gadget. Ahí, si quieres, puedes utilizar las llamadas Páginas (en el menú desplegable que te aparece al pulsar sobre Añadir... lo verás).
  • Después de estos primeros pasos, puedes aprovechar para configurar la(s) barra(s) lateral(es). Para ello, pulsa Añadir un gadget cada vez que quieras incluir algo nuevo. Hay algunos que vienen por defecto y que, si no te gustan, los puedes eliminar. 
    • Algunos de los que me gustan son: Archivo del blog, Seguidores, Seguir por correo electrónico y Blogroll. El primero permite rastrear entradas antiguas de forma más sencilla y, los demás, socializar un poco la bitácora, al fin y al cabo, es una red social más.
2- Una vez configurado esto de forma provisional, puedes visitar también el apartado de Plantilla:
Como verás, en la esquina superior derecha aparece la opción Crear copia de seguridad/Restablecer. Ahora que acabas de abrir el blog puede parecer algo superfluo, pero es importante tenerla en cuenta para no perder datos en casos como el que le ocurrió a @rairizo con Letras de Sastre.

Pero no voy más por las ramas. Puedes optar por dos caminos...
1- Seleccionar cualquiera de las vistas predeterminadas que nos ofrece Google desplazando un poco hacia abajo la pantalla anterior (que, como siempre, no me cabe en la primera captura).
2- Ajustar cada opción a tu gusto con unos sencillos pasos desde la opción Personalizar (o, ya, si controlas más la informática, puedes aventurarte en la Edición de HTML):
  • Otra vez, puedes optar por una plantilla predefinida y después modificarla, o no.
  • ¿No te gusta el fondo? No te preocupes, puedes elegir uno en la galería de fondos o subir tu propia imagen desde el apartado homónimo.
  • Quizá te parezca también que las columnas no están proporcionadas o, incluso, que te falta alguna. Puedes ajustar eso en Ajustar ancho y Diseño.
  • Por último, para todo lo que tiene que ver con la tipografía (fuente, tamaño de la misma...), debes acceder a Avanzado y dejarte llevar por un menú intuitivo hasta que veas en pantalla lo que te gusta.
Porque eso es lo bueno de todo esto, cada vez que modificas algo, lo ves (al más puro estilo WYSIWYG, what you see is what you get; o lo que ves es lo que consigues, para los que no se llevan demasiado bien con la lengua de Shakespeare).

Tras todo esto, ya tienes un blog visualmente personalizado, listo para recibir tus contenidos tantas veces como desees, peeeero ¿está todo hecho? ¡No! Quedan algunas cosas que aprender en Configuración, el tercer elemento en discordia:
  • Nada más acceder a este punto, nos encontramos con lo Básico, es decir, como escribí más arriba, si no te gusta el nombre o la URL del blog, puedes cambiarlos.  Además, si quieres compartirlo con alguien, puedes añadir autores.
  • En Entradas y comentarios puedes configurar quién quieres que pueda comentar, si quieres moderar los comentarios, si quieres verificación de palabras (por el bien de los ojos de los demás, quítala) y otras cuantas cosas útiles más.
  • ¿Quieres enterarte de cada vez que te llegue un comentario? Entonces, en Móviles y correo electrónico puedes indicar una dirección de correo a la que te los pueden enviar. Va genial cuando eres un despiste como yo y se te olvida mirar si han comentado en entradas antiguas.
  • Por último, pero no menos importante, mencionaré dos detalles que son bastante importantes. El primero se encuentra en Idiomas y formato y es la franja horaria de publicación; si no la modificas, pueden quedar cosas muy raras. El segundo ayuda al resto de seguidores a que les sea más fácil leerte: En Otros te dan la opción de activar el feed de las entradas y, si lo activas (preferiblemente completo), resulta mucho más sencillo gestionar los blogs que lees desde herramientas como Greader.

¿Has seguido todos estos pasos? ¿Tienes ideas que quieres compartir? ¡Adelante! La blogosfera te espera.

¡Un abrazo! Espero no haberos aburrido mucho.

2 comentarios:

  1. ¡Oye, pues qué util! :)
    La verdad es que has puesto todo lo necesario ^_^ ¡seguro que a más de uno le servirá! yo misma he sacado algunas ideas :)
    ¡Ánimo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro de que te haya servido para algo. :)
      Intenté poner lo que más utilizo, que aunque a veces son cosas simples, no está de más tenerlas en cuenta. ^^

      ¡Gracias!

      Eliminar