viernes, 7 de diciembre de 2012

Mi primera vez

Hace ya unos años que ocurrió, pero cada vez que la recuerdo, vuelve esa sonrisa estúpida a mi cara y revivo el momento hasta que se me cierran los ojos por el cansancio, extenuada por lo que significó esa primera vez, por ridícula que pueda parecer. Fue de una forma inesperada, casi impuesta, pero, sin saberlo, esa pequeña experiencia iba a marcar el futuro de alguien que aún creía en los cuentos de hadas y pensaba que todo final tenía que ser feliz.

Porque sí, aunque a ojos de cualquiera esto no sea más que una tontería; recuerdo mis primeras traducciones y sonrío con una mezcla de autoindulgencia y orgullo por haber seguido ese camino.

Siempre he pensado que mi vocación traductológica me llegó en 3º de ESO, cuando la profesora de inglés nos pidió que tradujéramos la letra de What you're made of, de Lucie Silvas. Recuerdo que la gran mayoría de mis compañeros optó por las soluciones fáciles (Google Translate o el "amigo que sabe inglés"), sin embargo, pese a no tener ni idea de cómo afrontar ese reto, yo me armé de diccionario e ilusión y traduje las palabras como mejor pude. Hace un par de días me encontré el documento de Word con la traducción y casi tiro el ordenador por la ventana al ver aquello.
Fue entonces cuando me hablaron de la existencia de la carrera de Traducción e Interpretación y ya no hubo ninguna alternativa para mí.

Sin embargo, el otro día, echando la vista atrás, me di cuenta de que no fue esa mi primera vez, ni tan siquiera la que más esfuerzo me supuso. Porque, en 6º de Primaria, la profesora ponía positivos a quienes tradujeran los capítulos del libro de inglés que leíamos entre todos y yo, que siempre he sido bastante competitiva aunque algo perezosa, simulaba haber hecho esas "traducciones" y, sin embargo, las hacía a la vista (término que aprendí bastantes años después y situación que, en su momento, hizo que mis compañeros me dedicaran términos como "caradura"). Porque, en 2º de la ESO, llegó un compañero argentino a mi clase y le interpretaba en español las clases que dábamos en valenciano para que pudiera seguir el ritmo hasta que aprendiera la lengua, para indignación de mis otros compañeros, que se cansaban de oír mi voz mientras tomaban apuntes.

Fueron pequeños logros para una chiquilla que, hasta que empezó la secundaria, quería estudiar una carrera de ciencias. Y ahora me echo a reír cuando observo que mis primeras experiencias fueron con el inglés, lengua que relegué a un segundo plano cuando apareció el francés en mi vida. Cosas que pasan, ¿no?

Lo único que ahora sé es que amo lo que estoy estudiando, que cuando se me presenta un reto, me concentro y trato de superarlo con todas mis ganas. Hago frente a las dificultades y vivo feliz con ellas, razón por la que el examen de traducción literaria inglés-francés del otro día (con la única ayuda de un diccionario francés-español) fue una situación complicada, pero que trajo consigo la satisfacción de enfrentarme a un reto (ya veremos si lo superé o no).

Retos que me llenan la vida de esperanza y espero que lo hagan durante muchísimos años.

Ahora me pregunto, ¿cómo fue vuestra primera vez?

¡Un abrazo!

10 comentarios:

  1. Mi primera vez fue la traducción de algunas canciones de mis ídolos musicales de adolescencia, los U2. Ya ha llovido bastante desde entonces. Pero eso quedó como un echo esporádico de adolescente ya que mi carrera estudiantil y profesional se fue por otros derroteros hasta hace dos años... cuando empecé a estudiar traducción, en la madurez. Quizás llevaba esta vocación latente bajo el interés que sí tuve por los idiomas aunque no por la traducción en sí.
    Un saludo
    CArmen

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es posible que sí, que esa vocación por los idiomas venga de entonces. De todas formas, con U2, da igual lo que haya llovido, siempre serán muy grandes.

      ¡Gracias por compartirlo!

      Un saludo :)

      Eliminar
  2. Ufff recuerdo cuando en 1º de la ESO nos pusieron My heart will go on y la tradujimos y tal. No sé si fue la primera vez, pero desde luego fue la más significativa por el pedazo de profesor que tuvimos. Desde siempre me ha encantado traducir, recuerdo cogiendo los discos de los BSB o las Spice Girls y traduciendo sus canciones sin cansarme de darle al replay para ver cómo pronunciaban. Luego empezó a darme por imprimir cada canción de cada grupo que escuchaba por aquellos tiempos para traducirlas. Lo leo ahora y sí, menos mal que las ventanas están cerradas, que si no es para tirarse.

    Me acuerdo que una vez pensé... ¡ya sé todo el inglés del mundo! ¡Solo me falta saber cómo se dice "se" (reflexivo)! jajajajajaj

    En fin, buenos recuerdos a colación de una buena entrada :-)

    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buena manera de comenzar la tuya, sin letras, directamente. :)
      En fin, no importa cuál fuera la calidad de aquellos primeros intentos, sino lo que al final significó.

      ¡Muy buena la anécdota! jaja

      Saludos y gracias por compartirlo. :)

      Eliminar
  3. Si te soy sincera, no recuerdo mi primera traducción, porque en el instituto me mandaban una día sí, día también, me parece que fue en 3ºESO.

    Sin embargo, mi primera interpretación tampoco la recuerdo, pero porque llevo haciendo este ejercicio desde que era pequeña: mi padre es francés y mi madre española, y cuando hablaban entre ellos en la comida, me entretenía «hablando al mismo tiempo pero en el otro idioma», es decir, lo que viene siendo una interpretación utilizando la técnica del susurrado (o chuchotage) pero en vez de susurrando, hablando normalmente. Ya te puedes imaginar a mis padres diciéndome que me callara porque no se enteraban de la conversación, jaja. Era muy divertido y lo mejor de todo, es que no sabía que esto me iba a servir de pilar en un futuro. ;)

    ¡Abrazos!

    Laeticia

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Qué suerte que te mandaran traducciones tan temprano! Yo, hasta Bachillerato, solo tuve la oportunidad que cité en la entrada.

      Desde luego, tu ejercicio sería para haberlo grabado y así poder revivirlo cada vez. Creo que ahora nadie te dirá que te calles cuando interpretas, ¿no? ;)

      ¡Bonita experiencia!

      Un abrazo :)

      Eliminar
  4. Pues la verdad es que no me acuerdo de la edad exacta pero sería con 11 años o por ahí, claro, que por aquel entonces mis conocimientos de inglés eran lamentables. Empecé traduciendo algún programa de ordenador y algún juego como El rey león que tenía muy poco texto pero me encantaba ver cómo aparecía mi traducción en el juego.

    Y luego llegó el japonés con el que me aprendía la letra entera de canciones sin tener ni idea y buscaba las tradus en inglés y luego lo traducía al español.

    Lo curioso de todo es que, ni por un momento, se me pasó por la cabeza dedicarme a la traducción en todos esos años. Hasta que un día... pero eso ya es una historia para otro momento.

    ¡Un saludo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tiene mérito lo tuyo, nivel de inglés al margen. No sabía que existía un juego de El rey león (es mi película favorita xD).

      Curioso, desde luego, que con tantas prácticas diferentes no se te ocurriera esta salida profesional. Me has dejado con las ganas de saber qué paso ese día, jeje.

      ¡Otro saludo! :)

      Eliminar
  5. Yo creo que mis primeras traducciones también fueron de canciones, para enseñarle la letra a una amiga que no sabía nada de inglés, jajaja.
    La verdad es que no recuerdo nada del resto de las traducciones. Creo que en mi instituto no nos dijeron de hacer ninguna hasta 2º de bachillerato, que el profesor se empeñaba en que tradujésemos piezas de películas y obras de teatro que él nos pasaba (no se sabe qué le dio...)

    Muy curiosa la entrada *_* me ha hecho mucha gracia y me ha parecido súper curiosa :)
    ¡Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Música, productora inconsciente de traductores desde tiempos inmemoriales, jajaja.
      Me suena bien lo que hacía tu profesor, aunque seguro que suponía un trabajo extra que en 2º de Bach. no suele ser muy bien recibido. ;)

      ¡Gracias por tus palabras y aportar tu experiencia!
      Besos ^^

      Eliminar