lunes, 28 de enero de 2013

"No sé qué hacer con mi vida..."

"... sólo vivo y me dejo llevar". Canción de Amaral al margen, es una verdad como un templo para mí en estos días, sobre todo ahora que he recibido las notas del primer semestre como Erasmus. Porque, aunque sea un poco pronto para empezar a preocuparme, empiezo a atisbar el final del camino que me había marcado y me da miedo, sí, tal como suena.
Hasta ahora, siempre había seguido un paso tras otro (que me cayera o no es ya otra cuestión), pero me doy cuenta de que ya he llegado al tercer curso del grado y, antes de que me dé cuenta, se acabarán los años universitarios.

Con esta perspectiva delante, me planteo muchas cosas aunque no tenga ninguna clara y es que, si bien desde que supe de la existencia de la titulación de Traducción e Interpretación he defendido que quería dedicar mi vida a la traducción literaria, mi lado realista se impone y me obliga a preguntarme "¿y qué plan  B tienes?".
E, intranquila, me doy cuenta de que no tengo ninguno; de que he querido centrarme tanto en esa salida que inconscientemente casi he descartado cualquier otra. Pero así no puedo defenderme, necesito un as en la manga y, para ello, necesito saber en qué puedo ser buena.

Esta es una pregunta difícil cuando has dedicado toda tu vida a esforzarte al máximo, porque siempre he querido hacer todo lo mejor posible y cualquier mínimo fracaso hacía que mis horas bajas aparecieran en el reloj, imperturbables hasta que decidía, como fuera, empezar un nuevo día.
Como podréis observar y como aparece más arriba (o, si no, en el Sobre mí), me gusta muchísimo escribir, pero ¿es esa una salida factible?

Por otro lado, otra cosa que me ha gustado desde que he tenido la oportunidad de enfrentarme a ella ha sido todo lo relacionado con la informática, razón por la cual adoré cada una de las horas de la asignatura que a tal efecto tuve en primero de carrera. Pero ¿estoy preparada para ello? Veo a tanta gente que me supera a la mínima de cambio que me siento una ignorante.

Si volvemos a salidas más "clásicas", me veo en que no soy ni cinéfila ni jugona, por lo que lo que tendría que ver con la localización o la traducción audiovisual me quedaría enorme. ¿Corrección? Quizá, aunque para ello tendría que pulir primero mi español, que cada día me doy más cuenta de que lo tengo contaminado por las otras lenguas con las que está en contacto. ¿Enseñanza? Tradicionalmente he rechazado esta opción, porque considero que carezco de las cualidades que destacan en un buen profesor (la paciencia, por ejemplo, que no la tengo ni como alumna); aunque este año he tenido la oportunidad de estrenarme en este campo y, sin darme cuenta, he empezado a encariñarme con este oficio que tanto respeto infunde en mí. Por último, podría intentar adentrarme en el mundo de la interpretación, pero aún sin haberme iniciado (académicamente hablando), no me veo capaz, mi memoria a corto plazo no es una de las mejores bazas que tengo, aunque mi profesor de portugués de la uni se sorprenda por lo contrario.

Así que, sin nada claro me veo en la tesitura en la que todo me atrae y en nada me veo preparada. ¿Sigo estudiando? No lo descarto, pero en algún momento tendré que parar y me volveré a encontrar en la misma situación.

Desde luego, crecer no es fácil... La inseguridad hace acto de presencia, como cuando al salir de un examen creo que me ha salido flojo y luego la nota es buena (prometo que no es por pavonearme, realmente lo vivo así).

Supongo que los que leéis estas líneas os habéis tenido que plantear alguna vez una decisión semejante. Agradezco cualquier consejo, sobre todo aquellos que se encaminen a tratar de poner en orden estas ideas alborotadas.

¡Un saludo!

27 comentarios:

  1. ¡¡AAAAAAAAIIIIIINNNNNNNSSSSS!!

    Cómo te entiendo, jejej.
    Personalmente he tenido las mismas dudas que tú, y de vez en cuando siguen pululando y golpean unas veces más fuertes que otras. Sin embargo, creo que, como la titulitis, la necesidad de etiquetarnos es un error. El otro día hablaba con una amiga que, después de 6 años en Filología, por fin ha acabado y me preguntaba: ¿Y qué soy? ¿Filóloga? ¿Tengo que ser profesora? No sé nada más que inglés. Y conseguí ahondar para que acabara diciéndome que su pasión eran los perros. Me dejó caer la idea de ¿entonces qué, estudio veterinaria? Yo le dije lo que pensaba: una pasión/gusto no tiene que tener un certificado universitario que lo corrobore. Estudiar X y acabar trabajando de Z no es un fracaso.

    A veces hay que pensar que, durante X años de carrera, además de adquirir conocimientos del plan de estudios has madurado y has ido formándote como persona. Quizá no sabiendo lo que quieres hacer, pero sí lo que no quieres. Es el camino más largo, desde luego, pero también el más seguro.

    Si estuvieras ya en la recta final final, quizá si deberías tener un plan B, pero ahora mismo puedes permitirte el lujo de tener un plan A, porque para conseguir tener un B, un C y un D tienes aún tiempo. Parece que "un año" pasa rápido, pero si estás receptiva (que lo estás), y sobre todo, animada, en un año puede saltar esa chispita que te haga decir... ¡Esto! O quizá no, quién sabe, pero te digo que en estos meses de tantas dudas yo personalmente he aprendido a saber esperar, y a no tenerlo todo planeado. Los imprevistos forman parte de tu vida y, aunque no puedes contar con ellos (porque son imprevistos), sí puedes dejarte llevar y no agobiarte con tu propia existencia. Ahogarse en una piscina en la que todavía haces pie es precipitado.

    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Muchísimas gracias por tus palabras, Merche!

      De momento aún voy nadando (aunque, si digo la verdad, no tengo futuro en la natación xDDD), pero eso no quita que me quiera marcar metas. Esto es a lo que me refiero...
      Lo cierto es que en estos años de universidad (creo) he madurado bastante y, si bien en primero me agobiaba ver que lo que cursaba no tenía mucho que ver con mis ideas preconcebidas, he aprendido que fuera de las clases, fuera de los libros... estaba EL mundo, ese mundo del que aún me quedan muchas cosas por aprender.

      Más que nada, hacer esta entrada ahora se debe a que suelo pecar de precavida y no me gusta actuar por impulsos (eso no quita que, de vez en cuando, lo haga... y no con muy malos resultados), por eso quería plantear qué opciones tengo por delante...

      En serio, ¡gracias!

      Un abrazo :)

      Eliminar
  2. Hola, Sandra.

    Yo, como tú, empecé traducción para acabar como traductora literaria, y no fue hasta que en tercero cursé la asignatura de Traducción Audiovisual que "cambié" de opinión. Y he puesto "cambié", así, entre comillas, porque creo que hay una cosa que nunca tiene que olvidarse es que tener un plan B, o C, o D... no significa descartar el plan A.

    Lo que quiero decir es que nunca sabes cuándo puede surgir el plan "b", como dice Merche, que el plan "b" puede incluso llegar a convertirse en el plan "a" si te enamoras de él como me ha pasado a mí, y que además eso no implica que dejes de luchar por tu sueño inicial.

    Creo que es importante especializarse, y entiendo tu inquietud; pero también se dice por ahí que hay que diversificar, y eso te daría margen para ser lo-que-sea y traductora literaria. Realismo sí, pero en su justa medida ;)

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Iris:

      Muchas gracias a ti también por los consejos, son realmente útiles.

      Estoy abierta a cualquier opción, pues como he dicho arriba, empezar a enseñar me ha hecho ver que ese aspecto de los idiomas también me gusta. Por otro lado, hace un rato, hablando con una compañera de Erasmus, me he dado cuenta de que me apasiona el mundo de la corrección y que tampoco me negaría a ello.
      No cierro puertas, pero me gusta pensar por cuáles vale la pena entrar (que luego me pierdo y a ver quién encuentra la "correcta" :P). Así que... diré ¡planes, venid a mí! xD

      Tu experiencia es un gran ejemplo, ¡gracias por compartirla!

      ¡Un abrazo! :)

      Eliminar
  3. Buenas Sandra

    Yo ahora mismo trabajo de traductor financiero en una agencia de Luxemburgo. Lo cierto es que jamás hubiese dicho que duraría tanto en Luxemburgo y menos que acabaría traduciendo documentos financieros y legales. En un principio, creía tener claro que quería dedicarme a la traducción literaria costase lo que costase, aunque con el paso del tiempo te das cuenta de que no da de comer y de que necesitas otras salidas con las que ganarte el pan. No obstante, nunca dejo mi pasión por escribir en prosa y verso y siempre busco algún hueco para darle rienda suelta. De hecho, ahora estoy terminando mi licenciatura en Periodismo a distancia para buscar otras opciones con las cuales sacar el Shakespeare que llevo dentro (es coña, jeje). Un abrazo y, ante todo, no desistas. Ha sido un placer coincidir por estos lares virtuales con tu blog.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Efrén:

      Me alegra conocer tu experiencia, pues me da más ganas de continuar, sea como sea.
      Acabo de visitar tu blog (de ahí que te haya podido poner nombre) y me ha gustado lo que he visto por allí, se nota que la vena literaria es algo intrínseco en muchos de los que acabamos en el mundo de la traducción.

      ¡Muchísimas gracias por tus palabras! Te deseo la mejor de las suertes como traductor, con Periodismo y con todo. :)

      Me apunto la cita del otro comentario, no la había oído, pero me ha gustado mucho.

      ¡Un abrazo!

      Eliminar
    2. La frase es una mezcla de algo parecido que dijo Jorge Drexler en una entrevista y parte de mi cosecha también. Ante todo, y como te dije antes, no desistas en este duro aunque hermoso camino de convertirse en traductor. Cuando menos te lo esperes, te llegará la oportunidad.

      Saludos

      Eliminar
    3. Pues la mezcla ha dado un bonito resultado.
      ¡Gracias de nuevo por los ánimos! Entre todos me dais fuerza para no desesperar. :)

      ¡Un saludo!

      Eliminar
  4. Por cierto, alguien decía que, al fin y al cabo, la duda es una especie de brújula que nos ayuda a hallar el camino recto hacia nuestros sueños en las intrincadas avenidas de la vida :)

    ResponderEliminar
  5. Tal vez nunca estaremos 100% preparados para encarar el futuro. Es normal que esté lleno de dudas, incertidumbre. La universidad nos ofrece una pequeña proyección de lo que podemos ser. El camino se hace andando. Poco a poco verás la variedade de opciones que pueden aparecer, lo encantador de cada camino de nuestra profesión. Por que limitarse a un plano? Be wide open to new challenges and options. Enjoy the beginning of a new stage, both wonderful and troublesome in so many ways ;) Good luck!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Muchísimas gracias por los ánimos! Es maravilloso sentirse tan arropada con las palabras que estáis compartiendo en el blog.

      No trato de limitarme, pero sí de ser buena en lo que hago. Por eso la preocupación.
      Pero, lo dicho, ¡gracias!

      ¡Un abrazo! :)

      Eliminar
  6. ¡Hola! Coincido con el comentario de Merche, cuando dijo que la vida está llena de imprevistos. Y qué te digo, también soy de esas personas que quieren hacer muchas cosas y que se agobian por el futuro. Estoy casi en tu misma situación porque me falta un año y medio para acabar, pero estoy viendo qué puedo hacer terminando la carrera, y ya tengo unos cuantos planes que sé que me ayudarán a conseguir mi objetivo, que son traducir y escribir. Es bueno que empieces a visualizar qué harás a corto plazo; no tienes que dejar a un lado tu meta por el hecho de que "no te dará de comer". Mi consejo es que hay que persistir, y que sea más fuerte el querer lograr el objetivo que lo que impone la realidad.

    Saludos, te seguiré leyendo. Te deseo mucho éxito.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Ana:
      Muchísimas gracias por pasarte y escribir. Me acabo de pasar por tu blog y me ha parecido muy curioso, pues es interesante conocer el enfoque que le das a la carrera desde el otro lado del charco. ;)
      Tengo alguna que otra idea, aunque no sé si las podré llevar a cabo; se intentará, de eso no cabe duda.

      ¡Gracias de nuevo! Te deseo también todo lo mejor :)

      ¡Un saludo!

      Eliminar
  7. Hola, Sandra:
    Yo también soy estudiante de TeI y termino (o voy a intentar terminar jajaja) este año. Tengo las mismas dudas que tú, aunque a diferencia de ti, lo que más me llama es la traducción científica. Creo que todos los de esta generación estamos igual sin saber qué hacer y con miles de dudas en la cabeza...¡Pero debemos tener ánimo! Yo personalmente estoy buscando como una loca másteres baratos (que es imposible) y becas por todos lados. Con esto te digo que no te desanimes y que espero que encontremos todos algo que nos agrade, si no ¡aquí estaremos para desahogarnos jajaja!.

    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Martis:
      Gracias también a ti por compartir tus vivencias. Espero de verdad que encuentres ese máster, o algo equivalente que te satisfaga.
      Animada estoy, lo que aún no sé es para qué, jajaja. También soy una "maniática" de las becas, pues al final es la oportunidad que tengo a mi alcance para formarme.

      Mucha suerte con todo :)

      ¡Un saludo!

      Eliminar
  8. ¡Ah, ese mar de dudas de después de la carrera! :)

    Pero no te preocupes, aún queda tiempo para formarte no solo ya profesionalmente sino, como dice Merche, también personalmente. Mientras tanto, tienes muuuchos días para ir allanando el camino. ¡Así que mucho ánimo!

    Been there, done that.

    Pablo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Muchas gracias por los ánimos, Pablo!

      Creo que es inevitable que las dudas lleguen, pero una vez planteadas, ahora toca afrontarlas. De todo se aprende, o eso es lo que intento. Dicen que toda piedra hace pared, así que me iré preparando para ser también albañil de mi vida xDD

      ¡Gracias!

      Un saludo :)

      Eliminar
  9. Hola Sandra:

    ¡¡Tranquila!! ¡¡Que no cunda el pánico!! No pasa nada porque todavía no tengas nada claro. Es totalmente normal. Poquito a poco irás descubriendo las cosas que más te gustan, pero no todo de golpe. Te sorprenderás a tí misma preguntándote: y esto que siempre he pensado que odiaría... ¿y si en realidad no lo odio tanto? Para mí, el Erasmus fue decisivo para iluminarme un poco en lo que me gustaría ser. Todavía no he ido por ese camino, ¡pero tiempo al tiempo! :) Ánimo, todos hemos pasado por ahí :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Blanca:

      ¡Muchas gracias por tu mensaje tranquilizador! Supongo que me inquieto porque siempre he tenido las ideas bastantes claras (desde la ESO supe que quería hacer traducción y aquí estoy) y ahora, le he visto "las orejas al lobo" y me han entrado los miedos.
      Con la ayuda de todos los que estáis ahí, veo que el camino será mucho más sencillo... ¡y se agradece!

      Espero que llegues a estudiar eso que deseas :)

      ¡Un saludo! ^_^

      Eliminar
  10. Pues sí, parece que todos hemos tenido alguna vez esa duda existencial... Yo también estudié Traducción, y me costó 6 largos años acabar la carrera (debo decir que soy de las últimas promociones de Licenciatura), así que después de tanto tiempo estudiando, no sabía que hacer con mi vida, y simplemente por probar, pedí la beca de Auxiliar de Conversación... y me la dieron, así que ahora estoy en Austria, trabajando como profesora de español. Como a ti, la docencia nunca me había llamado mucho la atención, siempre pensaba que para terminar trabajando de profesora podía haber estudiado filología, que, sin ánimo de ofender, me han dicho que es más fácil. Sin embargo, con esta experiencia, he cambiado de idea, ser profesora me parece un trabajo muy gratificante, a la vez que estable, y por supuesto espero dedicarme a la traducción y a la interpretación, pero me gustaría disfrutar de ello, sin estar contando palabras todo el tiempo, sin la presión económica que acecha a cualquier traductor freelance, ya me entiendes. Así que mi consejo es si no tiene muy claro qué hacer, que pidas la beca de Auxiliar. Te brinda la fantástica oportunidad de estar un año más en el extranjero, perfeccionando la lengua, adquiriendo experiencia como profesora, y además, está muy bien pagado por las pocas horas que haces.
    Mucho ánimo y mucha suerte ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola, Ruth!
      Lo cierto es que la beca de Auxiliar de conversación es una de las ideas que se me ha pasado por la cabeza, no la descarto en absoluto, sobre todo después de que mi primera experiencia laboral sea también enseñar español a extranjeros.
      Me alegro de que la experiencia te esté siendo tan gratificante.

      ¡Muchas gracias por el consejo y los ánimos!

      Un saludo :)

      Eliminar
  11. Hola, Sandra:

    Me encanta ver el blog con tantos comentarios :). Y yendo al tema, es bueno tener esas dudas y más a estas alturas de la carrera en la que estás conociendo asignaturas, empezando a desarrollar o acentuar filias y fobias. Vamos, yo creo que es un proceso natural y aunque te inquiete de momento no debería preocuparte demasiado. Si algo tiene de bueno la traducción es que tiene un gran abanico de salidas.

    Yo soy de los que creo que si algo te gusta, hay que intentar ir a por ello. Quizás luego no puedas alcanzarlo o no resulte tan ideal como esperabas pero siempre es mejor eso que haberse preguntado: ¿qué hubiera pasado si...? En mi opinión nos dejamos llevar demasiado por la cotidianeidad y nos olvidamos de intentar conseguir lo que realmente anhelamos.

    Resumiendo y dejando de lado toda esta retórica vacua (xD): si realmente te gusta la literatura no dejes de intentarlo. Estás a tiempo de explorar y descubrir otras salidas atrayentes que te sirvan como alternativa pero teniendo en cuenta tus prioridades.

    ¡Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Pedro:

      Me ha hecho muchísima ilusión la acogida que ha tenido esta entrada, al fin y al cabo es importante para mí.

      ¡Muchísimas gracias por tu consejo! ¿Sabes? En realidad soy demasiado cabezota como para abandonar un sueño (aunque el mayor de ellos me lo guardo en el baúl de "deseos imposibles... o casi"), así que seguiré peleando por conseguir lo que me propuse en secundaria, aunque siempre es necesario buscar una alternativa, y hay cosillas que creo que me gustan.

      ¡Un saludo!

      Eliminar

  12. Por fin he podido leer tu entrada con más calma, y todos los comentarios (muy útiles, por cierto).
    Creo que me pasa un poco como a ti: Siempre tuve muy claro que quería e iba a estudiar Traducción e Interpretación, y aquí llegué. Nunca he tenido problemas, ni he tenido que pensar en un plan B, porque siempre tuve el camino muy marcado y muy claro.
    Pero me quedan... ¡5 meses! para acabar la carrera. Los plazos de todas las becas e inscripciones están ya acabando... Y no sé qué hacer. Ni idea. Nunca antes me había pasado esto. Estoy muy indecisa. Hay tantas opciones y el futuro laboral parece tan incierto... (Parece, y nos dicen que lo es, pero yo aún no me lo creo ;) )
    Y lo peor es que por mi indecisión he ido retrasándolo, y ahora, a finales de enero, me veo con mil papeles que presentar y con las mismas dudas.
    Así que te animo a que empieces ya a buscar cosas. Si tienes claro tu "plan A" literario, empieza a buscar por ahí. Todas las alternativas, para conocerlas dentro de un año cuando todo sea más inminente.
    Y ya verás como 3º y 4º son cursos muy intensos, porque te abrirán mil puertas más y podrás entrar a explorarlas todas (yo también era de las de traducción literaria, y he descubierto hace poco la interpretación...)
    Pero sobre todo, te animo a seguir haciendo las cosas bien y a perseguir tus sueños con ilusión, porque creo que es la única manera para conseguir lo que deseas! :D
    Un saludo y nos leemos por Twitter,

    Adriana Gil

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Adriana:

      Se me fue el santo al cielo y ando contestando esto más tarde de lo que me gustaría.
      Me gusta tu optimismo con respecto al mundo laboral y, como siempre, veo que la procrastinación hace mella a la hora de encargarse de algo ;)
      De momento, a mitad de 3º solo puedo decir que he podido experimentar un poco cómo es la traducción literaria y la corrección, pero espero que el año que viene, al probar algo más, pueda decidirme del todo. Mientras, iré probando por mi cuenta.
      Muchas gracias por tus palabras y ánimo, que te lo envío de vuelta (el mío, ¿eh? El tuyo me lo quedo, jeje) para que te ayude con esa indecisión.

      ¡Un abrazo tuitero!

      Eliminar
  13. Creo que estamos todos igual...
    No sabemos qué hacer porque siempre hemos estado estudiando y al final nos damos cuenta de que nos falta otra parte. La verdad es que tampoco sé qué hacer, pienso igual que tú: ya se me está acabando el tiempo y parece que no estoy preparada para más. Pero tengo otra cosa que decir: cuanto más empeño pones en una cosa, más opciones tienes de que ocurra. Así que si quieres ser traductora literaria, seguro que acabas siéndolo. Lo de correctora también está bien, que me has ayudado mucho ;) Si no, siempre nos podemos unir los que no sabemos qué hacer y seguro que acabamos creando algo bonito.

    Ya sabes que para lo que sea, estoy ahí.
    Te mando un abrazo por correo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Justo eso que dices es lo que me pasa... Veo la carretera cortada, pero ¡necesitamos seguir construyéndola!
      Muchísimas gracias por tus ánimos, Kathe; me alegra ver que piensas que te he ayudado (he disfrutado haciéndolo, que conste) :)
      La verdad es que es una buena idea... aunque puede ser bastante caótica xD

      Se agradece mucho poder contar contigo (lo mismo te digo, aquí me tienes).
      ¡Abrazo de vuelta!

      Eliminar