miércoles, 4 de septiembre de 2013

Cinco razones para hablar de un gran año

Septiembre llegó y toca prepararse para iniciar un nuevo curso, este ya el último de mi grado. Por ello, antes de empezar, me gustaría destacar cinco argumentos que me han convencido de que este año 2012-2013 ha sido muy grande.
Porque si bien el año pasado a estas alturas me estaba preparando para la experiencia Erasmus, nadie podía contarme cuánto —y cómo— iba a influir en mi vida. Pero una ha tenido un curso movidito que incluso ha involucrado al verano, ya que he aprovechado las oportunidades que estaban a mi alcance para complementar mi formación.

Servidora en Estrasburgo
 Sin darle más vueltas al mismo tema, que soy mucho de irme por las ramas, hago un repaso de he aprendido este año y así ya me voy preparando para pensar en qué voy a hacer con mi vida cuando termine cuarto.

1- Me gusta enseñar español. Como conté el octubre pasado, he estado dando clases de español a dos franceses. Ha sido un grato descubrimiento y todo un reto, pues mis dos alumnos eran muy diferentes entre sí y, además, quería enfocar las clases a sus respectivos campos de trabajo para que les resultara útil lo que aprendieran conmigo. He tenido mucha suerte con ellos, también eso hay que decirlo. Pero, sobre todo, me he dado cuenta de que, aunque nunca he considerado que pueda llegar a ser una buena profesora, ahora cuando me dan clase me voy a haciendo una lista mental de lo que yo misma haría en esa situación, como la semana pasada durante la beca de inmersión en lengua inglesa que me lleva al siguiente punto.

2- Necesito mejorar mi inglés. Mi nivel de comprensión no es malo —tampoco bueno, no pretendo mentir a nadie—, pero así como en francés me puedo defender en cualquier situación, en inglés no me siento segura. Por esta razón, durante la beca he notado que no he sido capaz de dar todo lo que puedo, aunque soy alguien que no calla ni bajo el agua. Por eso he decidido que voy a destinar cuarto a estudiar inglés, a ver si consiguiera un nivel decente o, al menos, estar contenta conmigo misma. Aunque eso no es lo único en lo que necesito formarme...

3- Quiero dominar alguna herramienta TAO, al menos una. En julio tuve mucha suerte, ya que en el servicio de extensión universitaria de la UV nos ofrecieron un curso de SDL Trados 2011 a nivel intermedio y no dudé un segundo en apuntarme, también porque quien lo impartía era @kleinelaura y quedé muy contenta con su docencia en primer curso (y no es peloteo). Aún así, observé cómo algunos compañeros conocían otras herramientas y se me quedó la espinita clavada. Como anécdota del curso añado que al acabar las clases, el último día nos fuimos a tomar algo y, aunque me daba mucha vergüenza, repartí algunas de mis tarjetas.

4- Estoy enamorada de mi carrera.  No, no me refiero al grado, que eso da para otra entrada y ya veremos si la escribo. «Sólo» me he dado cuenta de que, durante mi Erasmus, me emocionaba cada vez que encontraba a alguien que estudiaba/había estudiado TeI; que soy capaz de hablar durante horas de traducción y, de hecho, aproveché este tema para hacer mi presentación durante la beca de inmersión (me calificaron de entusiasta, y no les quito la razón). Me encanta lo que estudio y creo que cualquier otra decisión no me habría llenado como esta. Eso sí, a ver qué pasa cuando acabe el curso que ahora empieza, por más que vaya intentando profesionalizarme. Por lo pronto sé que seguiré profundizando en el estudio de las culturas, cosa que el Erasmus ha facilitado, de ahí el último punto de hoy...

5- El Erasmus es único. A propósito de este último punto han corrido ríos de tinta (virtual y física), incluso yo misma aporté mi granito de arena, pero no quería desaprovechar la oportunidad para recomendar a todo aquel que pueda que no tenga miedo y se embarque en la aventura Erasmus. No es imprescindible, claro que no, pero el bagaje cultural que se adquiere de primera mano es de valor incalculable. Este año he aprendido más que nunca a valerme por mí misma y, aunque he tenido bajones y momentos de sentirme sola (en los que he agradecido más que nunca tener a la gente que quiero siempre dispuesta a animarme), volvería a irme si se me ofreciera la oportunidad. Porque más allá de las habituales fiestas de las que siempre se habla y que tan poco me gustan, irse un año al extranjero en unas condiciones como estas implica acabar teniendo el corazón repartido en medio planeta junto a la gente que se ha hecho merecedora de él.

Con un punto nostálgico acabo el repaso de estos cinco motivos, que bien podrían originar cincuenta, y doy la bienvenida con los brazos abiertos a todo lo que esté por venir. De momento, Pamplona.

Un gran abrazo y gracias, como siempre, por leerme.

11 comentarios:

  1. ¿Te dije ya que me gusta mucho el aspecto nuevo de Contraducción? Por si acaso te lo repito: me encanta.

    Tu lista de razones me gusta, y creo que si te lo propones tendrás un buen nivel de inglés. Sé que cuando quieres algo lo consigues, así que mucho ánimo con ello.

    ¡Besazos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Muchísimas gracias, manita!
      Aunque el azul me encanta, el blog necesitaba un cambio de aires, me alegro de que te guste. :)

      Gracias también por la confianza depositada en mí y por mil cosas más. Espero que tengas razón (aunque soy un rato cabezota xD).

      ¡Mil besos!

      Eliminar
  2. Hola!
    Me gusta mucho el nuevo diseño del blog :D Queda muy bonito y le da un toque más profesional.
    Gracias por compartir los puntos de este año, la verdad es que me han animado a seguir ^^ A mí es una carrera que me pilló bastante de repente, pero cada vez estoy más contenta con haber conseguido una plaza. Este año me cambiaré de universidad (a la UPF) y me pillará más cerca, mucho mejor. Pero al mismo tiempo tengo algo de miedo por cómo enfocarán la carrera allí y por si me costará mucho adaptarme... Espero no tardar mucho!

    Mucho ánimo en el último año de grado :D A mí aún me quedan algunos por eso del cambio de uni y asignaturas pendientes, pero tengo muchas ganas.
    Esperamos seguir leyendo de tus experiencias y mucha suerte con el inglés! El truco es tocarlo cada día, yo uso lo que más me gusta: ver vídeos en YouTube. De cualquier tema que te interese! Poco a poco se te irá acostumbrando el oído y parece que no, pero incluso se te pegarán expresiones y frases que suelen usar en el día a día :) Y si puedes, háblalo a menudo, sin miedo! Aunque se te ve encantada con los idiomas, pero eso, tú adelante!

    Abrazos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tú toma nota del punto 5. ò_ó

      Eliminar
    2. ¡Muchísimas gracias, Patri! Me alegro de que te guste el nuevo diseño, pero sobre todo me ha sacado una gran sonrisa el ver que mis palabras te han animado. ^_^
      Espero de verdad que el cambio sea para bien, aunque ya tienes experiencia y estoy segura de que te va a ir de lujo (y te envidio sanamente por poder ir a dos grandes facultades de TeI).

      Bueno, lo importante es llegar al final, da igual que se tarde más o menos; además, así tienes más tiempo para disfrutar.
      A mí con el inglés me pasa que se me atraganta un poco, pero como me encanta leer, mi meta es canalizar esto hacia el aprendizaje, porque la única memoria que me funciona bien es la visual, de oído se me quedan muy poquitas cosas.
      Eso sí, perdí el miedo a hablar, por más que me equivoque; total, todos somos aprendices en algún momento de nuestra vida.

      ¡Un gran abrazo y mucho ánimo en la UPF!

      P.D.: El punto 5 es muy importante, sí; estoy de acuerdo con Aficionado. Sobre todo es relevante cuando quieres reflejar los matices de una cultura en una traducción (opinión personal).

      Eliminar
  3. 1- ¿Tenías experiencia como profesora de español? Hace poco leí algo sobre unos profesores de idiomas en prácticas y las torpezas que cometían, como hablar rápido o utilizar palabras muy complicadas para los alumnos. No parece tan sencillo eso de ser profesor de tu propio idioma.

    2- Odio el inglés. Lo leo y lo escribo con bastante fluidez, pero la pronunciación... Una vez oí en un documental que, durante la Segunda Guerra Mundial, los yanquis llamaban al japonés «el idioma del diablo»; no porque los japoneses fueran malos, que lo eran y mucho, sino por la dificultad de entenderlo. Pues, para mí, el «idioma del diablo» es la pronunciación del inglés. Lo odio. (ò_ó)

    3- Nunca he usado una herramienta TAO. Ni siquiera he visto una de cerca. A no ser que contemos una chapuzilla que hice yo mismo para subtitular que está que se cae a pedazos. Le metí memoria de traducción y ahora me cambia líneas enteras cuando le da la gana. Un desastre. ><

    4- Me alegro mucho de que te guste tanto tu profesión, porque no hay nada mejor que trabajar en lo que a uno le gusta. A mí también me gustaba mucho mi profesión, pero, no sé cómo, mi trabajo ha acabado convirtiéndose en un infierno en el que mi único objetivo es esperar a que llegue la última hora del viernes. Espero que nunca te ocurra.

    5- Yo no lo hice, y ahora me arrepiento mucho. Seguro que no odiaría tanto el inglés y ahora lo tendría mucho mejor para salir de este cubo de basura en el que se ha convertido España. O también me podría haber dado antes la vena nipona. (T_T)

    Convence a Patri para que convenza a su padre de que tiene que salir un añito por ahí. A Japón, por ejemplo.

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. 1- No tenía ninguna experiencia previa, más que como alumna observadora que ha pasado por muchos profesores de idiomas diferentes. Así que he aplicado lo que más me gustaba de cada profesor para crear mi propio estilo de dar clases. Por cierto, sí, es más complicado de lo que parece enseñar tu propio idioma, porque a ver cómo explicas cosas que para ti son naturales.

      2- Para gustos, colores. Desde aquí admito que tampoco el inglés me gusta demasiado, pero veo que necesito aprenderlo y esta semana, en el curso que he hecho, me han dado ánimos para seguir con ellos. No sabía eso del «idioma del diablo», pero me parece muy acertado.

      3- Cuesta familiarizarse con las herramientas TAO, desde luego. Y, bueno, todo cuenta, aunque la experiencia no haya sido lo más agradable del mundo. Espero que eso que cuentas no me pase muchas veces, por el bien de mi salud mental, ja, ja.

      4- Ahora me he quedado con la curiosidad de saber cuál es tu profesión. Al margen de eso, espero que tengas razón y nunca me llegue a pasar, aunque por ello estudio por vocación, sería incapaz de hacerlo de otra forma. ¡Ánimo con el trabajo!

      5- Se puede odiar igualmente, todo es posible. Dicen que más vale tarde que nunca, así que a explotar esa vena nipona, que seguro que te ayuda (en todo caso, no perjudica). ^_^

      Hago lo que puedo. No puedo poner pistolas en la cabeza, más que nada porque acabaría con problemas legales, pero desde luego recomiendo encarecidamente salir a ver mundo.

      ¡Un saludo! Y gracias por el comentario, que no he dicho nada; cada día soy más rancia.

      Eliminar
    2. Algún día hablaré de mi vida. Por el momento mantengo mi vida personal y profesional lo más separadas posible. En mi trabajo no saben que tengo un blog de traducción y mi blog de traducción no sabe que tengo un trabajo. ^^
      (¿Dónde oí yo una frase como esa?)

      Eliminar
    3. Me parece genial mantener una vida separada de la otra. Eso no quita que una tenga curiosidad, pero sé aguantármela, al igual que también yo evito tocar algunos temas.
      Por cierto, ¡me ha encantado la frase! ^_^

      Eliminar
  4. Jajaja no había visto yo estos últimos comentarios! Gracias por animarme a salir de Erasmus :D La verdad es que es algo que tengo en mente, muahaha. Porque precisamente en la UPF creo que es como una asignatura más, obligada, aunque entonces en vez de un año, solo dura tres meses. Pero creo recordar que en 2º hay una salida de tres meses y en cuarto otra ^^ En 2º al país de tu lengua B, y en 4º al país de tu lengua C. De todas formas, aún tengo que ver qué me dicen el día de la matrícula sobre en qué curso me ponen y eso ><
    Mi padre en principio está de acuerdo en que viaje jaja
    Lo que pasa es que quiere que me organice bien, y de momento como no trabajo, no tengo ni un duro :'D Pero en cuanto pueda ahorrar, sabe que tengo muchas ganas de salir por ahí y aunque sea poco aventurera (y suene contradictorio), visitar otros países siempre me ha parecido interesante.

    Gracias Sandra por tu comentario tan amable! Me has animado mucho y de verdad que a veces me hace falta, soy muy cobardica y me dan miedo los cambios ><
    Pero lo dicho, leer a personas como tú es genial para que las ganas aumenten y seguir adelante. Mucha suerte para ti también en 4º!!

    Abrazos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me gusta el programa de la UPF para practicar las dos lenguas, tiene pinta de ser una gran idea, porque lo malo de las Erasmus es que, en muchos casos, sólo podemos ir a un destino y, al final, alguna lengua se queda más descuidado.
      Por cierto, Patri, no me parece tan contradictorio. A mí también me encanta viajar, pero me cuesta lanzarme a la aventura. :)
      Espero que encuentres alguna forma de ahorrar para poder ver lo que hay fuera de primera mano.

      No sabes la alegría que me da ver que lo que digo le sirve a alguien, ¡mil gracias!
      Tengo miedo de 4º, del TFG y de qué hacer después... Ya veremos cómo evoluciona todo.

      Un gran abrazo. :3

      Eliminar